Una revisión de fabrica de challas

El año 1982 continuó con esta dualidad de espacios, merced de notables presentaciones de dos elencos universitarios. El primero, de la Universidad Católica, puso en el tablado del Palace el miércoles 8 de septiembre Ánimas de día claro, llamativo de Alejandro Sieveking y ambientada en una casa de campo abandonada. Dirigida en su presentación en 1962 por Víctor Jara, quien Por otra parte había hecho la sumario musical de la obra, traía a Melipilla un equipo compuesto por integrantes de la escuela de teatro de la casa de estudios católica a un precio muy bajo. La crisis 274 apretaba los bolsillos y el país no estaba para gastos, 274 La crisis económica mundial en 1982 afectó duramente a Pimiento. El Producto Interno Bruto (PIB) disminuyó fuertemente en 1982 respecto del año preliminar, el desempleo alcanzó a 30% entre 1982 y 1983, se produjo una disminución progresiva de los sueldos, el gobierno intervino los bancos para rescatarlos de una debacle y licitó diversas empresas del Estado. Todo este costo social, como Cuadro de esperarse, fue asumido por las familias, fortaleciendo con ello la molestia contra la dictadura (op. cit. Correa et al., p. 293). Las causas de la recesión de los ochenta, a causa de Ffrench- Davis, tuvo su origen en tres shocks externos muy fuertes, facilitados por la extrema tolerancia económica de Chile. El primero tuvo que ver con los flujos de caudal, donde: el uso de economía forastero, a posteriori de prosperar a 19% del PIB, cayó a la mitad de esa sigla en 1982 y a la cuarta parte en 1983 ( ) Es claro que el elevado adeudo registrado en 1981 respondió a un burdo error de la política económica interna, la que permitió un endeudamiento evidentemente excesivo (Ffrench-Davis, Ricardo, Entre el neoliberalismo y el crecimiento con equidad. Tres décadas de política económica en Ají, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2004, pp ). Sin bloqueo, argumenta Ffrench-Davis, que sin o con crisis, el resultado hubiera sido el mismo, sin embargo que la Patrimonio chilena desde 1977 se venía acomodando, tanto a la estructura de producción como el gasto, a nivel de entradas de capital insostenible a mediano plazo (op. cit. Ffrench-Davis, p. 175). De este modo, tarde o temprano la Capital chilena hubiera precisado de un ajuste, y ello se ve reflejado en que pero en 1981 se había comenzado a registrar una caída del PIB. El segundo shock forastero consistió en el incremento a las remesas de intereses,

En Melipilla la presentación de La Maratón se realizó el 26 de julio de compañía que traería Las del otro ala del río, primera obra escrita por Andrés Pérez, y que contaba con un nómina integrado por Anita González, María Cánepa, Roberto Navarrete y Juan Cuevas. Todo por $50 y $30 pesos. El Comité incluiría asimismo a las artes visuales, con una exposición de óleos, acuarelas y caricaturas del coronel en retiro Mario Jerez Flores, cuyas obras serían rematadas para lograr libros para la biblioteca. Teatro, música, artes visuales, pero aún identidad y sentido fue lo que buscó el Comité al crear un plan de influencia. El primer paso fue establecerse su columna en el diario El Labrador para educar sobre un tópico primoroso-cultural que considerara relevante. El texto inaugural fue dedicado a la caballería. Reseñaba el artículo: Contiguo con surgir a la Semblante de la tierra una nueva y gloriosa nación, con relucientes sables en suspensión y caballos pidiendo rienda, nace a la vida institucional en instantes de culminación la caballería, el armas del parche celeste hace exactamente ciento setenta años 266. El segundo fue la charla que dictó el periodista, ex diputado y ex unido cultural en Suiza, Maximiano Errázuriz, sobre identidad chilena, titulada Nueva Institucionalidad. Por motivos que se desconocen, aunque presumiblemente la poca concurrencia que se esperaba para el acto, se cambió el punto del Palace al Serrano. Fue una de las últimas actividades que estaría el circuito de Plaza de Armas ayer de ser cerrado para siempre. Moría el Serrano y el embajador de la colonia españonda que había campeado en los primeros cincuenta primaveras del siglo vigésimo, veía paradojalmente su presencia desteñir en el retrato de una ciudad con otras hegemoníTriunfador y poderes. Por esos díCampeón fallecía 266 El Labrador, 5 de abril de

15 Varianza total explicada Sumas de las saturaciones al cuadrado de la linaje Componente Total % de la varianza % acumulado Matriz de coeficientes para el cálculo de las puntuaciones en las componentes Componente % PEA ocupada agrículo % población rural Tasa de analfabetismo de mujeres % mujeres de con primaria incompleta % jefes de hogar con primaria incompleta % hogares que cocinan con kerosene, azotaina % viviendas sin desagüe % viviendas con pavimento de tierra % viviendas sin electricidad

138 nados procesos amplios de cambio social o factores exógenos, en conjunto con los recién mencionados tres factores internos, confabulan para consagrar la desaparición definitiva de los teatros en tanto espacios primordiales de socialización. Y éstos amplios procesos de cambio social a los que se hace relato son dos: la dictadura militar comenzada en 1973 y el ampliación tecnológico de otros soportes de apreciación artística. a. Dictadura militar y modelo crematístico El ataque de estado de 1973 y la dictadura que le procedió es más que un hito político. Es incluso un aberración social y cultural que condiciona diversos aspectos de la vida de Melipilla. En términos generales, desarticula los vínculos sociales, persigue políticamente determinadas expresiones artísticas, crea un clima de desconfianza y miedo a exponerse públicamente, establece políticas restrictivas de la expresión y, para colmo, impone un tipo de arte y Civilización oficiales. Figuraí y todo, en Melipilla se pudo observar que durante los primeros abriles de la dictadura hubo una gran cantidad de actividades artísticas, aunque con cada oportunidad pequeño participación de la ciudadanía. Y claro, si los shows de parada nivel eran en su mayoría espectáculos venidos desde fuera. Así es como se deja notar un primer aspecto del debilitamiento de la actividad social en torno a los teatros. En los primaveras ochenta se vuelve más oscura la situación para los teatros melipillanos y la actividad en torno a estos cae de modo considerable, facilitado en gran medida por el terremoto de Por otro ala, el arte y la Civilización oficial eran promocionados desde los ápices jerárquicos de la dictadura, los cuales eran diametralmente diferentes a los espectáculos que florecían durante los sesentas.

Las mantenciones y sanitizaciones de los estanques de agua potable se realizaran de acuerdo a recomendación de empresa competente.

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

Ganadorí asimismo, diversos son los factores que se pueden considerar para explicar estos cambios: la aparición de otros soportes de apreciación auditiva y audiovisual, la irrupción de nuevos mass media, el asalto de estado de 1973 y los sucesivos terremotos, son hitos que afectan fuertemente el devenir de los teatros. Por ejemplo, en el caso de la aparición de otros soportes de apreciación, la irrupción de mejor tecnología en los teatros, la aparición y generalización de los mass media y sus correspondientes soportes tecnológicos la Radiodifusión y la tv y, seguidamente, la videocasetera, marcaron importantes obstáculos para la preeminencia del teatro como espacio hegemónico de exhibición y conexión con el arte y la cultura. Sin bloqueo, en cada ciudad quizás se encuentren desenlaces diversos. Esto se relaciona con las lógicas e historias particulares de cada zona del país, el tipo de vínculo que existía entre ciudadanía y teatro, y la valoración social que cada ciudad le entregaba. No obstante, Melipilla y su historia poseen similitudes con otros lugares del país, tornándose este Descomposición valioso a la hora de pensar en la dirección de centros culturales más integrales, como los que hoy se levantan a lo largo de Pimiento. Dicho esto, la presente investigación se esmera en presentar un modelo explicativo de las causas que condicionaron el debilitamiento y definitiva desaparición de los teatros en Melipilla. Lo cual no es llevado a agarradera mediante una mera descripción historiográfica, aunque sí se puede observar una descripción cro

Los rociadores pueden tener entre 1 y varias funciones. Estos tipos de salida del agua pueden ser muy diversos: tipo spray, tipo copia, tipo cascada, etc…

19 tidiana propia. Cotidianeidad que desde el conservadurismo de la época transitaba en la más completa calma, incluso en épocas de beligerancia nacional. Así lo planteaban los periódicos al solazarse con que el unidad de Melipilla ha sido siempre singular de los pueblos más tranquilos de la República, aún en época de agitaciones políticas 56. Tranquila, aunque con las arcas fiscales empobrecidas, Melipilla afrontó el último decenio del siglo XIX con sueños modernizadores, como la arribada del ferrocarril, la instalación de un doctrina de agua potable, el término de las permanentes inundaciones en el barrio de La Cañada 57 y el alumbrado eléctrico 58. Ciudad confesional y de un culto que permanentemente llenaba los tres templos existentes 59, celebraba las fiestas de año nuevo, las fiestas patrias y su aniversario con retretas, discursos, recitaciones y fuegos de artificio principales atractivos de cada excursión, A excepción de del bebida y ramadas, que usualmente se ubicaban en sectores periféricos donde la mujer tenía un rol evidente: dueña de casa y nada más. to del resto del país. Las pequeñFigura propiedades agrarias y los minifundios siempre estuvieron más presentes en otras de las zonas del país, como el Finalidad Pequeño, Aconcagua, Colchagua y el Maule. Figuraí, Santiago, en 1854 incluía 96 grandes propiedades y 190 medianas propiedades. En 1874 esto aumentó con 208 grandes propiedades y 221 medianas propiedades. Y sin embargo para 1912, las grandes propiedades ascienden a 241, y las medianas propiedades a 260. Al respecto: Bengoa, José, Haciendas y campesinos. Historia Social de la Agricultura Chilena, Tomo II, Santiago de Pimiento, Ediciones Sur, 1990, p La Constitución, 16 de julio de Se llamaba La Cañada al sector norte de la ciudad, comprendido por las calles Arza, Yécora, Vicuña Mackenna y las que las atravesaban, que se inundaban permanentemente. 58 El alumbrado divulgado Cuadro exiguo, escasamente alcanzaba para las calles centrales y su funcionamiento Bancal en cojín a combustible. 59 La Iglesia Matriz, ubicada en la Plaza de Armas, el Templo de la Merced y la Iglesia San Agustín.

18 Todas las tinas, lavamanos, lavaplatos y cubiertas de muebles en Militar, tienen un sello de silicona al unirse a otro elemento, generando una junta elástica entre ellos. Los sellos son frecuentemente dañados con el aseo diario y el uso de excesivo de abrasivos, iniciándose una filtración permanente de humedad y deterioro progresivo, principalmente en muebles de madera. Le recomendamos tener cuidado de no dañar los sellos al hacer la castidad y efectuar revisiones periódicas que permitan evitar los daños producidos por la falla de este sello, el cual debe ser repuesto por el propietario, a lo menos cada 6 meses. Es importante instruir a todos los moradores de no despedir utensilios ni objetos al WC, hexaedro que pueden obstruir el doctrina de alcantarillado 1.9 CERÁMICAS Los pavimentos de baños, cocinas, loggias y terrazas están recubiertos con palmetas de cerámicas y/o porcelanatos de distintos colores, texturas y tamaños; pero todas con un parada estándar de calidad que asegura su durabilidad y resistencia en el tiempo; siempre y cuando se sigan los pasos recomendados de mantención y no sufra daños por golpes o caídas de utensilios. Como motivo de obtener una mejor terminación, entre las palmetas se ha colocado una pasta emplazamiento fragüe que colabora a la impermeabilización del muro o tierra y no cumple ninguna finalidad de unión.

45 Gibson, Eddie Polo y Fred Thomson a verdaderos íconos blue jeans. Por la pantalla del Esmeralda pasaron todavía actrices que en todo el mundo dictaban la vanguardia de la belleza femenina: Joan Crawford, Greta Garbo, Pola Negri, Mary Astor, Marion Dixon, eran verdaderas estrellas de un firmamento que abría límites insospechados para observar el mundo y sus confines. Para los señores se hacía agradable ir al Esmeralda y tener la posibilidad de ver a estas figuras enigmáticas de sonrisas perfectas, tímidas y arrojadas, dominantes y fantásticas. Para ellas también existía una ventana a un mundo masculino con las producciones estelarizadas por los latin lovers Rodolfo Valentino y Ramón Novarro, protagonista de Ben Hur; y los estadounidenses John Barrymore y John Gilbert. A las cintas de cowboys, comedias y series para niños, como las protagonizadas por el perro Rin Tin Tin, las acompañaban también otras superproducciones épicas, basadas en períodos e hitos históricos y en novelas como Miguel Strogoff y Ana Karenina, estrenadas en 1928 y 1930, respectivamente. La comunidad, acostumbrada a espectáculos teatrales ligados al sainete y al muñeco cómico, conocían con el cinema otra forma de hacer comedia, de la mano de actores de un humor reflexivo como Charles Chaplin, protagonistas de comedias en el caso de Reginald Denny, comediantes más físicos como Harold Lloyd, otros netamente gestuales liderados por Lon Chaney, y dos que marcaron época: Laurel y Hardy. Pero, cómo sabían los espectadores qué ver?, de qué manera se informaban, si no existía ninguna reseña u orientación que los guiara en su atrevimiento antiguamente de ir a la boletería? Una forma era acudir al teatro ciegamente, poniendo toda su confianza en la Agencia del Esmeralda, y otra era entregarse en manos en el cinematógrafo pincha el enlace en sí, bajo el entendido que no existían películas que los aburrieran.

En cuanto recibamos tu solicitud, contactaremos contigo en el plazo de cinco días laborables. Una oportunidad obtenida la autorización, admitirás tus datos de entrada a tu Área de Cliente, donde podrás encargar tus datos personales, pedidos, etc.

135 riormente, durante los años cuarenta, llegó el radioteatro, con Arturo Moya Grau, Luchita Botto y Anita González, entre muchos otros. Y asimismo los melipillanos pudieron ver y escuchar a artistas de fama internacional, como el argentino Hugo del Carril y Leo Marini, por mencionar a dos. En los cuarenta aún hubo actividad artística amateur de la ciudadanía, Triunfadorí lo demostró la existencia del Cuadro Estético de la Escuela N 11, quienes a través de la puesta en decorado de obras de dramaturgos nacionales, se adelantaron en una decenio al Ateneo Juan Francisco González. En los abriles cincuenta visitó el Serrano el trío mexicano Los Panchos y la actividad teatral aficionada emergió con fuerza de la mano del Ateneo. Luego en losaños sesenta, Roberto Sagredo y José Massoud crearon el concurso Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona, logrando aguantar al Serrano a su máxima expresión artística y musical de la década, en la cual aún arribaron integrantes de la Nueva Oleaje musical chilena. En el Cinema Palace se continuó con el Buscando la Mejor Voz y con el Súper Show 007 de Oscar Arriagada. En los inicios de la década del setenta, llegaron artistas de triunfo mundial como Dean Reed, Arbitrio Lamarque y Camilo Sesto. Adyacente a toda esta actividad, Eduardo Mallea impulsó en esta década una serie de espectáculos teatrales de primer nivel, traídos principalmente desde Santiago, y aún gestionó la importante recepción de los Niños Cantores de Viena, en una larga índice de actividades promovidas por el docente. La dictadura militar en un aparición no afectó a este auge de presentaciones artísticas que vivía Melipilla sin embargo desde los sesentas. Los perjuicios en la programación artística de los teatros se vieron más perfectamente en la término de 1980, extendiéndose con más agravación a la de 1990, con el Teatro Serrano maltrecho y en desuso, y el Palace semicerrado.

29 socio, lo aguardaba en Los Andes para darle a conocer las buenas nuevas. Esta Envés por el vetusto continente le había cubo a Lueje el contacto directo con la dimensión que alcanzaba el cine y la Hoy de los teatros y cinematógrafos en Europa. Ellos le bautizarían con el nombre de Apolo, probablemente porque en Santiago y Valparaíso dos teatros de relevancia llevaban este nombre. En lo que sería una norma a lo grande de todo el siglo XX, ni Roza ni Lueje asumieron la Oficina del teatro, luego que ellos todavía sabían que el negocio del espectáculo Cuadro complicado y no lo dominaban. Por eso le entregaron el mando a Valentín López, quien logró proyectar cintas nuevas y atractivas para el público y traer el Biógrafo Parejoís, máQuinina itinerante de propiedad de José Casajuana que llegaba con muchos tambores 89. López asimismo proyectó películas de la Compañía Cinematográfica Italiana, del Biógrafo Iris, y puso en escena a la compañía de variedades de R. Conti, que pasaba cintas, presentaba ilusionistas y subía al decorado a boxeadores que entretenían a un conocido fascinado por tanta novedad. En el Apolo igualmente se vieron espectáculos de compañíCampeón que podían amalgamar a un barítono acompañado de piano con imitadores de animales y musas bailarinas que sonrojaban a las mujeres, pero que lograban otros bienes en los hombres. El teatro tenía cabida para aproximadamente de 500 personas, siendo pequeño en comparación con la capacidad de sus pares santiaguinos y porteños, mas la ciudad era pequeña y cabían todos 89 De esta forma se denominaban las cintas, aunque que eran trasportadas en tambores. En esta época las películas se compraban y el propietario del proyector las utilizaba hasta que no se pudieran exhibir más, por el natural daño de la proyección en funciones, traslados, clima y la propia calidad del material.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *